Trabajadoras del hogar: el gremio de mujeres más grande

Trabajadoras del hogar: el gremio de mujeres más grande

El gremio de las empleadas de casas particulares, el sindicato de mujeres más grande del país, logró avances en materia de derechos laborales con la Ley 26.844, pero todavía casi el 77 por ciento trabaja en la informalidad y todas ellas se dedican a una labor invisibilizada, como son las tareas de cuidados, cuyos reclamos también faltan en la agenda feminista, remarcaron especialistas y miembros de este sector en el marco del Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar.

La fecha fue instaurada el 30 de marzo de 1988 cuando se celebró el primer Congreso de Trabajadoras del Hogar en la ciudad de Bogotá, Colombia.

En la Argentina, el trabajo doméstico en casas particulares alcanza a alrededor de 1,4 millones de trabajadoras, según la Encuesta Nacional sobre Condiciones de Empleo, Trabajo, Salud y Seguridad (ECETSS) publicada en 2020, y un 76,8% lo hace de manera informal, es decir, sus empleadores no realizan el aporte jubilatorio correspondiente.

"Es un trabajo que representa una de las principales ocupaciones de las mujeres asalariadas de nuestro país. De hecho, es el gremio de mujeres más grande en Argentina. Sin embargo, esa cantidad numérica se contradice con una gran invisibilización", dijo a Télam la antropóloga social por la Universidad de Buenos Aires, Verónica Casas, quien se aboca a investigar en el Conicet temas vinculados a trabajo, género y cuidados.

Esa invisibilización está ligada a cuestiones de género, raza y clase que atraviesan a este rubro.

El 99,3% de las empleadas en este ámbito son mujeres, según la ECETSS, y muchas hacen "malabares" para llegar a fin de mes.

Esto desemboca, por un lado, en una falta de reconocimiento remunerado del trabajo cotidiano en el hogar y, por otro, en condiciones laborales desfavorables para las empleadas, teniendo en cuenta el alto índice de trabajo no registrado del rubro y los salarios que rondan o están por debajo del salario mínimo vital y móvil.

"Es el sector más informal y con peores salarios de la economía argentina", resumió D'Alessandro, quien anunció que esta semana culminará su labor al frente de la Dirección Nacional de Economía, Igualdad y Género del Ministerio de Economía.

Ley sobre trabajo doméstico

Las especialistas destacan, en tanto, la relevancia de la Ley N° 26.844 que rige "las relaciones laborales que se entablen con los empleados y empleadas por el trabajo que presten en las casas particulares o en el ámbito de la vida familiar".

Sancionada en 2013 bajo el gobierno de Cristina Fernández, la normativa reemplazó un decreto-ley dictado en 1956 durante la dictadura de Pedro Eugenio Aramburu.

"Ese decreto-ley regulaba el trabajo solo en un universo muy reducido de trabajadoras porque tenían que trabajar más de cuatro días a la semana y más de 4 horas para un solo empleador. Con la ley se amplía este universo y con que se trabaje una hora en una casa ya puede estar registrada. Eso es uno de los principales logros", explicó la antropóloga Casas.

Además, señaló que se incluyeron "cuestiones básicas" como la licencia por maternidad, los seguros por riesgos en el trabajo dado que "son mujeres que ponen el cuerpo de distintas maneras y no contaban con un seguro por cualquier cuestión de salud que les suceda en el trabajo", y sumaron el cobro de aguinaldo y las vacaciones.

Asimismo, para dar respuesta a la alta tasa de trabajo no registrado nació el programa Registradas en septiembre de 2021, con el objetivo de "reducir la informalidad laboral en el sector de trabajadoras de casas particulares y promover su acceso y permanencia al empleo registrado".

EL REGISTRO DEL TRABAJO EN CASAS PARTICULARES

El trabajo registrado es un reclamo en común de las trabajadoras de casas particulares y, para potenciar esta modalidad de empleo, aquellas que trabajen de manera formal pueden recibir asignaciones familiares, a la vez que desde el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad junto con el Ministerio de Trabajo se creó el Programa Registradas.

El trabajo registrado en casas particulares es compatible con beneficios tales como la Asignación Universal por Hijo (AUH), la Asignación por Embarazo, la Asignación Familiar por Maternidad y la Tarjeta Alimentar.

"Muchas personas creen que si formalizan a sus trabajadoras de casas particulares ellas van a perder la AUH, el Potenciar Trabajo, el Progresar. Lo mismo la trabajadora. Pero en realidad son compatibles", aseguró la economista Mercedes D'Alessandro, directora nacional de Economía, Igualdad y Género en el Ministerio de Economía.

El Programa Registradas se lanzó en septiembre del 2021 con el objetivo de "reducir la informalidad laboral en el sector de trabajadoras de casas particulares y promover su acceso y permanencia al empleo registrado".

El programa se dirige a empleadores y trabajadoras de casas particulares que trabajen 12 horas semanales o más en el mismo hogar y prevé que el Estado nacional pague una parte del sueldo hasta 15 mil pesos durante seis meses.

"Nos dimos cuenta que muchas mujeres con las que conversamos no entendían de qué les servía la formalización", indicó D'Alessandro y detalló que "tanto sus familias como ellas mismas no han tenido derechos laborales, entonces es muy difícil entender qué es lo que se está ganando".

"Falta trabajar mucho en comunicar qué es un derecho laboral y cuáles son sus beneficios. Además de que es ilegal una contratación por fuera del sistema", concluyó.